golfoforo golfoforo
Pintar es un placer
 
 chatChat   BuscarBuscar   MiembrosMiembros   Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios   RegistrarseRegistrarse 
 PerfilPerfil   Entre para ver sus mensajes privadosEntre para ver sus mensajes privados   LoginLogin 
Golfoforo cuenta un cuento
Ir a página Anterior  1, 2
 
Publicar nuevo tema   Responder al tema Foros de discusión -> CAFÉ O TE
Ver tema anterior :: Ver tema siguiente  
Autor Mensaje
Carol
golfoforero pinturero



Registrado: 16 Jul 2009
Mensajes: 714




MensajePublicado: Mie Dic 02, 2009 9:03 pm    Asunto: Re: Responder citando

Infantedemarina escribió:
¿ Habrá que llamar a Calleja para que prosiga con el Cuento ?



Yo por mi, continuaba............pero estoy esperando a que Héctor (Iabo) diga algo más que............cuando de pronto.... ris-- ris-- ris-- ris-- ris-- vamos, que digo yo, Iabo...........que algo se te ocurrirá....que si esto fuera El Quijote, no terminan ni mis tataranietos.... carcaj--- carcaj--- carcaj--- carcaj--- carcaj---
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Kiko Sances
golfoforero pinturero



Registrado: 18 Jul 2009
Mensajes: 433
Ubicación: Torrevieja, Alicante, España



MensajePublicado: Mie Dic 02, 2009 11:47 pm    Asunto: Responder citando

Dejó los pinceles y encendió un cigarrillo, la sesión fue larga, no podía dejar de pintar ese cuadro que lo obsesionaba, la modelo, sobrina de un amigo, tambien estaba cansada...
Tomemos un café dijo a la chica, tu estás cansada y además creo que el trabajo hay que dejarlo un poco descansar para la proxima sesión.....
Mientras la modelo se vestía, golpearon a la puerta del estudio insistentemente

El maestro se sobresalto ante la urgencia de los golpes. No tenia familia en esa ciudad, no esperaba la visita de nadie.
La reacción de la modelo fue de nerviosismo y agitación. Con un leve temblor en las manos, terminó de vestirse y desapareció en el largo pasillo que conducía al cuarto de baño.

El maestro abrió la deteriorada puerta, surge el vecino que presentándole un vasito de cristal color ocre oscuro y con voz temblorosa le pide un poquito de sal.

Con una expresiva cara de sobresalto, lo recibio diciendole: Pasa que me has asustado. Pense que era mi amigo Demetrio, el tio de la joven modelo que estoy pintando, al tiempo que le señalaba con la mirada, el lienzo en el que trabajaba, en el que aparecia casi terminado un delicado desnudo femenino.

Pero, Demetrio se llama mi hermano, y esa niña es igual a mi hija, tú...

El maestro se quedo sin palabras. De nuevo la misma situación, otra bofetada del destino. Tendría que cambiar de ciudad?.....esperaba poder solucionarlo. Se encontraba bien entre la gente que le rodeaba, no quería dejar a sus amigos.
Había sido victima de un engaño? Era realmente la sobrina de su amigo?
Lo cierto es, que a pesar de llevar varios años viviendo en la misma casa, no recordaba haber visto a esta joven en el vecindario.


Juan, el vecino, al ver el cuadro, había perdido el interés por la sal, le había cambiado la cara sonriente con que entró, y ahora, serio el semblante, con mirada inquisidora recorría el salón-estudio, deteniéndose en el canapé, vacío pero aun caliente, en el que entre almohadones habia posado la joven modelo.

¿ Está aquí Paulina ?, le preguntó alzando la voz para lo oyera su hija, si aún estaba allí.


Paulina, escondida en el cuarto de baño, pensó que sus temores de ser encontrada por su padre, se habían cumplido.
En realidad no era su padre, ni Demetrio su tío. La habían rescatado del orfanato cuando cumplió los cinco años. No tenia certeza de pertenecer a la familia Andís del Valle, en su vida y la de sus protectores, existían demasiados misterios.
Una de sus metas era desvelar la incógnita que rodeaba su nacimiento, la prematura muerte de su madre y la posible relación de consanguinidad entre los hermanos Andís del valle y ella.


Siguió en su escondite, hasta que el vecino, es decir: su tío, desistió de buscarla, tomó su vaso color ocre oscuro y se fué, no sin antes jurar al pintor que se vería con sus abogados............

A los pocos días, el pintor al recoger la correspondencia del buzón situado en la entrada del noble Caserón del viejo Madrid, en que tenia instalado su estudio, le llamó la atención un sobre color crema, de papel grueso, con una trama ligeramente rugosa, de tacto agradable, en el que destacaba el membrete del remitente: Clavijo y Asociados, Abogados.

Subió de dos en dos los quince escalones que le separaban del rellano de su estudio, abrió rápido la puerta, entro al salón y buscó en su mesa de trabajo un abrecartas. Quería abrir el sobre con cuidado no fuera a romper su contenido. Rebusco entre los utensilios y herramientas amontonadas en el cajón , y no lo encontró. Finalmente, desesperado fue al aparador de la cocina y cogió un cuchillo de punta fina. Con sumo cuidado lo introduzco por el extremo y fue abriendo el sobre con suavidad, poco a poco, con respeto. Estaba impresionado por la calidad del papel.

Cuando lo abrió, saco un folio del mismo papel que el sobre, un papel grueso de extraordinaria calidad, doblado en cuatro partes. Al desplegarlo, pudo leer el siguiente texto:

Muy Señor nuestro:

Siguiendo instrucciones de nuestra cliente Doña Paulina Andís del Valle, le ruego se pase por nuestro Bufete para tratar de forma amistosa, tratando de llegar a un acuerdo, un asunto que le concierne.

Si lo desea puede venir acompañado de su abogado.

Con este motivo le saludamos con todo respeto y consideración.

Firmaba la carta uno de los abogados del despacho, y tenia estampado un sello en seco del Bufete, que imprimía carácter al documento.

La lectura lo había impresionado. La leyó una y otra vez, y no acababa de comprender el motivo que había impulsado a la modelo a demandarle.

Cuando de pronto........
se fijó en la fecha, el día de los santos inocentes....
Aún con la duda entre las cuatro neuronas que le quedaban con un poco de lógica, se escuchaban romper unas cuantas carcajadas en el rellano del tercer piso del caserón del viejo Madrid.
Saliendo del apartamento...........

_________________



Sala virtual: http://www.agregarte.com?idAutor=822&idSala=1

.
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email MSN Messenger
Pivi
Site Admin



Registrado: 16 Jul 2009
Mensajes: 6212




MensajePublicado: Jue Dic 03, 2009 12:04 am    Asunto: Responder citando

Dejó los pinceles y encendió un cigarrillo, la sesión fue larga, no podía dejar de pintar ese cuadro que lo obsesionaba, la modelo, sobrina de un amigo, tambien estaba cansada...
Tomemos un café dijo a la chica, tu estás cansada y además creo que el trabajo hay que dejarlo un poco descansar para la proxima sesión.....
Mientras la modelo se vestía, golpearon a la puerta del estudio insistentemente

El maestro se sobresalto ante la urgencia de los golpes. No tenia familia en esa ciudad, no esperaba la visita de nadie.
La reacción de la modelo fue de nerviosismo y agitación. Con un leve temblor en las manos, terminó de vestirse y desapareció en el largo pasillo que conducía al cuarto de baño.

El maestro abrió la deteriorada puerta, surge el vecino que presentándole un vasito de cristal color ocre oscuro y con voz temblorosa le pide un poquito de sal.

Con una expresiva cara de sobresalto, lo recibio diciendole: Pasa que me has asustado. Pense que era mi amigo Demetrio, el tio de la joven modelo que estoy pintando, al tiempo que le señalaba con la mirada, el lienzo en el que trabajaba, en el que aparecia casi terminado un delicado desnudo femenino.

Pero, Demetrio se llama mi hermano, y esa niña es igual a mi hija, tú...

El maestro se quedo sin palabras. De nuevo la misma situación, otra bofetada del destino. Tendría que cambiar de ciudad?.....esperaba poder solucionarlo. Se encontraba bien entre la gente que le rodeaba, no quería dejar a sus amigos.
Había sido victima de un engaño? Era realmente la sobrina de su amigo?
Lo cierto es, que a pesar de llevar varios años viviendo en la misma casa, no recordaba haber visto a esta joven en el vecindario.


Juan, el vecino, al ver el cuadro, había perdido el interés por la sal, le había cambiado la cara sonriente con que entró, y ahora, serio el semblante, con mirada inquisidora recorría el salón-estudio, deteniéndose en el canapé, vacío pero aun caliente, en el que entre almohadones habia posado la joven modelo.

¿ Está aquí Paulina ?, le preguntó alzando la voz para lo oyera su hija, si aún estaba allí.


Paulina, escondida en el cuarto de baño, pensó que sus temores de ser encontrada por su padre, se habían cumplido.
En realidad no era su padre, ni Demetrio su tío. La habían rescatado del orfanato cuando cumplió los cinco años. No tenia certeza de pertenecer a la familia Andís del Valle, en su vida y la de sus protectores, existían demasiados misterios.
Una de sus metas era desvelar la incógnita que rodeaba su nacimiento, la prematura muerte de su madre y la posible relación de consanguinidad entre los hermanos Andís del valle y ella.


Siguió en su escondite, hasta que el vecino, es decir: su tío, desistió de buscarla, tomó su vaso color ocre oscuro y se fué, no sin antes jurar al pintor que se vería con sus abogados............

A los pocos días, el pintor al recoger la correspondencia del buzón situado en la entrada del noble Caserón del viejo Madrid, en que tenia instalado su estudio, le llamó la atención un sobre color crema, de papel grueso, con una trama ligeramente rugosa, de tacto agradable, en el que destacaba el membrete del remitente: Clavijo y Asociados, Abogados.

Subió de dos en dos los quince escalones que le separaban del rellano de su estudio, abrió rápido la puerta, entro al salón y buscó en su mesa de trabajo un abrecartas. Quería abrir el sobre con cuidado no fuera a romper su contenido. Rebusco entre los utensilios y herramientas amontonadas en el cajón , y no lo encontró. Finalmente, desesperado fue al aparador de la cocina y cogió un cuchillo de punta fina. Con sumo cuidado lo introduzco por el extremo y fue abriendo el sobre con suavidad, poco a poco, con respeto. Estaba impresionado por la calidad del papel.

Cuando lo abrió, saco un folio del mismo papel que el sobre, un papel grueso de extraordinaria calidad, doblado en cuatro partes. Al desplegarlo, pudo leer el siguiente texto:

Muy Señor nuestro:

Siguiendo instrucciones de nuestra cliente Doña Paulina Andís del Valle, le ruego se pase por nuestro Bufete para tratar de forma amistosa, tratando de llegar a un acuerdo, un asunto que le concierne.

Si lo desea puede venir acompañado de su abogado.

Con este motivo le saludamos con todo respeto y consideración.

Firmaba la carta uno de los abogados del despacho, y tenia estampado un sello en seco del Bufete, que imprimía carácter al documento.

La lectura lo había impresionado. La leyó una y otra vez, y no acababa de comprender el motivo que había impulsado a la modelo a demandarle.

Cuando de pronto........ se fijó en la fecha, el día de los santos inocentes....
Aún con la duda entre las cuatro neuronas que le quedaban con un poco de lógica, se escuchaban romper unas cuantas carcajadas en el rellano del tercer piso del caserón del viejo Madrid.
Saliendo del apartamento

En vista de lo cual, pensó
¡¡¡¡¡¡¡vamos a celebrarlo!!!!!!!!,
Cogió su mochila, en ella un bloc, y unos carbones y se fué a la orilla del río tomó unos apuntes de figura y paisaje, y se fué a la tasca, del barrio comió el plato del día, y seguidamente volvió a dormir, una buena siesta para coger aires y seguir; hay que ver que sustos dá la vida.........

_________________
El arte nació para que el hombre pudiera volver al Paraíso

http://elrincondelapivi.blogspot.com/
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email MSN Messenger
manuel
golfoforero pinturero



Registrado: 19 Jul 2009
Mensajes: 489
Ubicación: ExtremayDura



MensajePublicado: Jue Dic 03, 2009 1:39 am    Asunto: Responder citando

Dejó los pinceles y encendió un cigarrillo, la sesión fue larga, no podía dejar de pintar ese cuadro que lo obsesionaba, la modelo, sobrina de un amigo, tambien estaba cansada...
Tomemos un café dijo a la chica, tu estás cansada y además creo que el trabajo hay que dejarlo un poco descansar para la proxima sesión.....
Mientras la modelo se vestía, golpearon a la puerta del estudio insistentemente

El maestro se sobresalto ante la urgencia de los golpes. No tenia familia en esa ciudad, no esperaba la visita de nadie.
La reacción de la modelo fue de nerviosismo y agitación. Con un leve temblor en las manos, terminó de vestirse y desapareció en el largo pasillo que conducía al cuarto de baño.

El maestro abrió la deteriorada puerta, surge el vecino que presentándole un vasito de cristal color ocre oscuro y con voz temblorosa le pide un poquito de sal.

Con una expresiva cara de sobresalto, lo recibio diciendole: Pasa que me has asustado. Pense que era mi amigo Demetrio, el tio de la joven modelo que estoy pintando, al tiempo que le señalaba con la mirada, el lienzo en el que trabajaba, en el que aparecia casi terminado un delicado desnudo femenino.

Pero, Demetrio se llama mi hermano, y esa niña es igual a mi hija, tú...

El maestro se quedo sin palabras. De nuevo la misma situación, otra bofetada del destino. Tendría que cambiar de ciudad?.....esperaba poder solucionarlo. Se encontraba bien entre la gente que le rodeaba, no quería dejar a sus amigos.
Había sido victima de un engaño? Era realmente la sobrina de su amigo?
Lo cierto es, que a pesar de llevar varios años viviendo en la misma casa, no recordaba haber visto a esta joven en el vecindario.


Juan, el vecino, al ver el cuadro, había perdido el interés por la sal, le había cambiado la cara sonriente con que entró, y ahora, serio el semblante, con mirada inquisidora recorría el salón-estudio, deteniéndose en el canapé, vacío pero aun caliente, en el que entre almohadones habia posado la joven modelo.

¿ Está aquí Paulina ?, le preguntó alzando la voz para lo oyera su hija, si aún estaba allí.


Paulina, escondida en el cuarto de baño, pensó que sus temores de ser encontrada por su padre, se habían cumplido.
En realidad no era su padre, ni Demetrio su tío. La habían rescatado del orfanato cuando cumplió los cinco años. No tenia certeza de pertenecer a la familia Andís del Valle, en su vida y la de sus protectores, existían demasiados misterios.
Una de sus metas era desvelar la incógnita que rodeaba su nacimiento, la prematura muerte de su madre y la posible relación de consanguinidad entre los hermanos Andís del valle y ella.


Siguió en su escondite, hasta que el vecino, es decir: su tío, desistió de buscarla, tomó su vaso color ocre oscuro y se fué, no sin antes jurar al pintor que se vería con sus abogados............

A los pocos días, el pintor al recoger la correspondencia del buzón situado en la entrada del noble Caserón del viejo Madrid, en que tenia instalado su estudio, le llamó la atención un sobre color crema, de papel grueso, con una trama ligeramente rugosa, de tacto agradable, en el que destacaba el membrete del remitente: Clavijo y Asociados, Abogados.

Subió de dos en dos los quince escalones que le separaban del rellano de su estudio, abrió rápido la puerta, entro al salón y buscó en su mesa de trabajo un abrecartas. Quería abrir el sobre con cuidado no fuera a romper su contenido. Rebusco entre los utensilios y herramientas amontonadas en el cajón , y no lo encontró. Finalmente, desesperado fue al aparador de la cocina y cogió un cuchillo de punta fina. Con sumo cuidado lo introduzco por el extremo y fue abriendo el sobre con suavidad, poco a poco, con respeto. Estaba impresionado por la calidad del papel.

Cuando lo abrió, saco un folio del mismo papel que el sobre, un papel grueso de extraordinaria calidad, doblado en cuatro partes. Al desplegarlo, pudo leer el siguiente texto:

Muy Señor nuestro:

Siguiendo instrucciones de nuestra cliente Doña Paulina Andís del Valle, le ruego se pase por nuestro Bufete para tratar de forma amistosa, tratando de llegar a un acuerdo, un asunto que le concierne.

Si lo desea puede venir acompañado de su abogado.

Con este motivo le saludamos con todo respeto y consideración.

Firmaba la carta uno de los abogados del despacho, y tenia estampado un sello en seco del Bufete, que imprimía carácter al documento.

La lectura lo había impresionado. La leyó una y otra vez, y no acababa de comprender el motivo que había impulsado a la modelo a demandarle.

Cuando de pronto........ se fijó en la fecha, el día de los santos inocentes....
Aún con la duda entre las cuatro neuronas que le quedaban con un poco de lógica, se escuchaban romper unas cuantas carcajadas en el rellano del tercer piso del caserón del viejo Madrid.
Saliendo del apartamento
En vista de lo cual, pensó
¡¡¡¡¡¡¡vamos a celebrarlo!!!!!!!!,
Cogió su mochila, en ella un bloc, y unos carbones y se fué a la orilla del río tomó unos apuntes de figura y paisaje, y se fué a la tasca, del barrio comió el plato del día, y seguidamente volvió a dormir, una buena siesta para coger aires y seguir; hay que ver que sustos dá la vida.

Quedó tirado en el sofá roncando como un bendito. De su faceta de pintor le vinieron sueños de colores paradisíacos, combinaciones imposibles, mezclas raras y sublimes dignas del mismo Sorolla, apasteladas, calientes de carmines, rojos y ocres, fríos de verdes y azules. Azul Cobalto, azul cerúleo, azul gris, azul pizarra, azul ultramar, azul verdoso, azul phthalo, azul de prusia . Todos los azules del mundo desde los egipcios a nuestros días, desde el Románico a Joaquin Mir.
Extasiado como estaba con las paletas de colores no reparó que de una copia de los Girasoles de Van Gogh que tenía colgada en el salón, justo encima de la chimenea, comenzó a descender una de las flores contoneándose cual pai pai chino y empezaba a merodear por encima de su cabeza como reivindicando el color ocre amarillo. Una de las Meninas se acercó con el perro y llegó a rozar su pié mientras decía algo ininteligible en un latín castellanizado. En la estancia hacía cada vez más calor, bien por la chimenea encendida o por estar abierto un libro dedicado a El Bosco, por la página del infierno del tríptico El Jardin de las Delicias, que había estado ojeando la noche anterior. De esta visión del cuadro le produjo especial impresión el demonio en forma de pajaros que con una cacerola por sombrero, deglute las almas condenados y luego las defeca emitiendo toda suerte de ventosidades y ruidos abdominales. Molestias y flatulencias que parecía estar sufriendo él en este mismo instante. Calor, dolor abdominal, nerviosismo acompañado de voces en latín y toda suerte de cánticos que más parecieran de las ánimas benditas que corren de un lugar a otro en el purgatorio sin saber la suerte que correrán. Era tremendo, era insoportable el volumen de los cánticos, parecía que todo iba a explotar en un momento, chimenea, libro, salón, sofá, la casa.
De repente se oye un crack estremecedor y una de las Cariátides del templo Erecteión, uno de los templos de la Acrópolis ateniense, se parte y se desploma encima de la mesa del salón provocando un ruido ensordecedor que acaba con los cánticos lúgubres, desparrama por el suelo todo lo que estaba en la mesa, el libro del Bosco, una copa, una botella de coñac , el paquete de tabaco y el Pc portátil que tenía en carga desde la mañana. También él ha caído del sofá y una maceta grande que tiene una palma, se tambalea insinuante y amenazadora sobre su cabeza. Se despierta empapado en sudor frío, con una fuerte molestia en las tripas y un sabor en la boca entre dulce y agrio a la vez.
- ¡Santo cielo! ¡Qué pesadilla! ¡Qué sueño tan extraño! ¿ Será porque esta mañana he conocido a Pilar Vicario, una hermosa burgalesa que en sus ratos libres se dedica a pintar y que me ha regalado el libro del Bosco? Que historias monta el subconsciente. Lo que tengo claro es que no vuelvo a comer fabada y acostarme la siesta.
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email MSN Messenger
Infantedemarina
golfoforero pinturero



Registrado: 27 Jul 2009
Mensajes: 402




MensajePublicado: Sab Dic 19, 2009 5:35 pm    Asunto: Responder citando

Manuel has puesto el broche de oro con brillantes, el desenlace perfecto para cerrar la narración que inició Iabo, y que todos un poco, nos hemos preocupado por enredar.

_________________
El agua es la base de la vida... y de la acuarela
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
iabo
Moderador



Registrado: 16 Jul 2009
Mensajes: 5916
Ubicación: Argentina



MensajePublicado: Jue Jul 15, 2010 1:07 pm    Asunto: Responder citando

Dejó los pinceles y encendió un cigarrillo, la sesión fue larga, no podía dejar de pintar ese cuadro que lo obsesionaba, la modelo, sobrina de un amigo, tambien estaba cansada...
Tomemos un café dijo a la chica, tu estás cansada y además creo que el trabajo hay que dejarlo un poco descansar para la proxima sesión.....
Mientras la modelo se vestía, golpearon a la puerta del estudio insistentemente

El maestro se sobresalto ante la urgencia de los golpes. No tenia familia en esa ciudad, no esperaba la visita de nadie.
La reacción de la modelo fue de nerviosismo y agitación. Con un leve temblor en las manos, terminó de vestirse y desapareció en el largo pasillo que conducía al cuarto de baño.

El maestro abrió la deteriorada puerta, surge el vecino que presentándole un vasito de cristal color ocre oscuro y con voz temblorosa le pide un poquito de sal.

Con una expresiva cara de sobresalto, lo recibio diciendole: Pasa que me has asustado. Pense que era mi amigo Demetrio, el tio de la joven modelo que estoy pintando, al tiempo que le señalaba con la mirada, el lienzo en el que trabajaba, en el que aparecia casi terminado un delicado desnudo femenino.

Pero, Demetrio se llama mi hermano, y esa niña es igual a mi hija, tú...

El maestro se quedo sin palabras. De nuevo la misma situación, otra bofetada del destino. Tendría que cambiar de ciudad?.....esperaba poder solucionarlo. Se encontraba bien entre la gente que le rodeaba, no quería dejar a sus amigos.
Había sido victima de un engaño? Era realmente la sobrina de su amigo?
Lo cierto es, que a pesar de llevar varios años viviendo en la misma casa, no recordaba haber visto a esta joven en el vecindario.


Juan, el vecino, al ver el cuadro, había perdido el interés por la sal, le había cambiado la cara sonriente con que entró, y ahora, serio el semblante, con mirada inquisidora recorría el salón-estudio, deteniéndose en el canapé, vacío pero aun caliente, en el que entre almohadones habia posado la joven modelo.

¿ Está aquí Paulina ?, le preguntó alzando la voz para lo oyera su hija, si aún estaba allí.


Paulina, escondida en el cuarto de baño, pensó que sus temores de ser encontrada por su padre, se habían cumplido.
En realidad no era su padre, ni Demetrio su tío. La habían rescatado del orfanato cuando cumplió los cinco años. No tenia certeza de pertenecer a la familia Andís del Valle, en su vida y la de sus protectores, existían demasiados misterios.
Una de sus metas era desvelar la incógnita que rodeaba su nacimiento, la prematura muerte de su madre y la posible relación de consanguinidad entre los hermanos Andís del valle y ella.


Siguió en su escondite, hasta que el vecino, es decir: su tío, desistió de buscarla, tomó su vaso color ocre oscuro y se fué, no sin antes jurar al pintor que se vería con sus abogados............

A los pocos días, el pintor al recoger la correspondencia del buzón situado en la entrada del noble Caserón del viejo Madrid, en que tenia instalado su estudio, le llamó la atención un sobre color crema, de papel grueso, con una trama ligeramente rugosa, de tacto agradable, en el que destacaba el membrete del remitente: Clavijo y Asociados, Abogados.

Subió de dos en dos los quince escalones que le separaban del rellano de su estudio, abrió rápido la puerta, entro al salón y buscó en su mesa de trabajo un abrecartas. Quería abrir el sobre con cuidado no fuera a romper su contenido. Rebusco entre los utensilios y herramientas amontonadas en el cajón , y no lo encontró. Finalmente, desesperado fue al aparador de la cocina y cogió un cuchillo de punta fina. Con sumo cuidado lo introduzco por el extremo y fue abriendo el sobre con suavidad, poco a poco, con respeto. Estaba impresionado por la calidad del papel.

Cuando lo abrió, saco un folio del mismo papel que el sobre, un papel grueso de extraordinaria calidad, doblado en cuatro partes. Al desplegarlo, pudo leer el siguiente texto:

Muy Señor nuestro:

Siguiendo instrucciones de nuestra cliente Doña Paulina Andís del Valle, le ruego se pase por nuestro Bufete para tratar de forma amistosa, tratando de llegar a un acuerdo, un asunto que le concierne.

Si lo desea puede venir acompañado de su abogado.

Con este motivo le saludamos con todo respeto y consideración.

Firmaba la carta uno de los abogados del despacho, y tenia estampado un sello en seco del Bufete, que imprimía carácter al documento.

La lectura lo había impresionado. La leyó una y otra vez, y no acababa de comprender el motivo que había impulsado a la modelo a demandarle.

Cuando de pronto........ se fijó en la fecha, el día de los santos inocentes....
Aún con la duda entre las cuatro neuronas que le quedaban con un poco de lógica, se escuchaban romper unas cuantas carcajadas en el rellano del tercer piso del caserón del viejo Madrid.
Saliendo del apartamento
En vista de lo cual, pensó
¡¡¡¡¡¡¡vamos a celebrarlo!!!!!!!!,
Cogió su mochila, en ella un bloc, y unos carbones y se fué a la orilla del río tomó unos apuntes de figura y paisaje, y se fué a la tasca, del barrio comió el plato del día, y seguidamente volvió a dormir, una buena siesta para coger aires y seguir; hay que ver que sustos dá la vida.

Quedó tirado en el sofá roncando como un bendito. De su faceta de pintor le vinieron sueños de colores paradisíacos, combinaciones imposibles, mezclas raras y sublimes dignas del mismo Sorolla, apasteladas, calientes de carmines, rojos y ocres, fríos de verdes y azules. Azul Cobalto, azul cerúleo, azul gris, azul pizarra, azul ultramar, azul verdoso, azul phthalo, azul de prusia . Todos los azules del mundo desde los egipcios a nuestros días, desde el Románico a Joaquin Mir.
Extasiado como estaba con las paletas de colores no reparó que de una copia de los Girasoles de Van Gogh que tenía colgada en el salón, justo encima de la chimenea, comenzó a descender una de las flores contoneándose cual pai pai chino y empezaba a merodear por encima de su cabeza como reivindicando el color ocre amarillo. Una de las Meninas se acercó con el perro y llegó a rozar su pié mientras decía algo ininteligible en un latín castellanizado. En la estancia hacía cada vez más calor, bien por la chimenea encendida o por estar abierto un libro dedicado a El Bosco, por la página del infierno del tríptico El Jardin de las Delicias, que había estado ojeando la noche anterior. De esta visión del cuadro le produjo especial impresión el demonio en forma de pajaros que con una cacerola por sombrero, deglute las almas condenados y luego las defeca emitiendo toda suerte de ventosidades y ruidos abdominales. Molestias y flatulencias que parecía estar sufriendo él en este mismo instante. Calor, dolor abdominal, nerviosismo acompañado de voces en latín y toda suerte de cánticos que más parecieran de las ánimas benditas que corren de un lugar a otro en el purgatorio sin saber la suerte que correrán. Era tremendo, era insoportable el volumen de los cánticos, parecía que todo iba a explotar en un momento, chimenea, libro, salón, sofá, la casa.
De repente se oye un crack estremecedor y una de las Cariátides del templo Erecteión, uno de los templos de la Acrópolis ateniense, se parte y se desploma encima de la mesa del salón provocando un ruido ensordecedor que acaba con los cánticos lúgubres, desparrama por el suelo todo lo que estaba en la mesa, el libro del Bosco, una copa, una botella de coñac , el paquete de tabaco y el Pc portátil que tenía en carga desde la mañana. También él ha caído del sofá y una maceta grande que tiene una palma, se tambalea insinuante y amenazadora sobre su cabeza. Se despierta empapado en sudor frío, con una fuerte molestia en las tripas y un sabor en la boca entre dulce y agrio a la vez.
- ¡Santo cielo! ¡Qué pesadilla! ¡Qué sueño tan extraño! ¿ Será porque esta mañana he conocido a Pilar Vicario, una hermosa burgalesa que en sus ratos libres se dedica a pintar y que me ha regalado el libro del Bosco? Que historias monta el subconsciente. Lo que tengo claro es que no vuelvo a comer fabada y acostarme la siesta.

Golpearon la puerta, se levantó a abrir aún con la modorra de la botella de jerez que consumió, y el bochorno del calor estival.
Allí estaba ella, la señora Vicario con un libro de recetas de cocina para la mujer de hoy, y acompañada por Paulina.

Aún sin reponerse de su asombro balbuceó-"Hola Pivi, como estás?-, preguntó sin sacarle los ojos a la modelo.

Un seco "Hola", le espetó la señora Pilar Vicario; "tengo algo muy serio que comentarte"...

_________________

http://blogdehector-pintando.blogspot.com/
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email Visitar sitio web del autor
Mostrar mensajes de anteriores:   
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> CAFÉ O TE Todas las horas son GMT + 2 Horas
Ir a página Anterior  1, 2
Todas las horas son GMT + 2 Horas
Ir a página Anterior  1, 2
Página 2 de 2


Cambiar a:  
Puede publicar nuevos temas en este foro
No puede responder a temas en este foro
No puede editar sus mensajes en este foro
No puede borrar sus mensajes en este foro
No puede votar en encuestas en este foro



Mapa del sitio - Powered by phpBB © 2001, 2007 phpBB Group

Crear foro phpbb | foros de Literatura & Poesía | | soporte foros | Contactar | Denunciar un abuso | FAQ | Foro ejemplo